Mapa Bagua

Si en algún momento del camino has pensado que te vendría bien tener un Mapa, aquí tienes uno: el Feng Shui utiliza uno, mediante el cual leernos y leer nuestra vida a través de nuestra casa.

El plano del lugar donde habitamos dice muchas más cosas de nosotros de las que imaginamos…siempre que sepamos interpretarlo.

 

mapabagua3

 

Mediante el Mapa Bagua, dividimos el plano de nuestra vivienda en 9 parcelas. Cada una de ellas, corresponde a un área de nuestra vida.

Así, tenemos un lugar para el Amor, un lugar para la Prosperidad, un espacio para la Salud, otro para la Carrera Profesional…hasta completar el cuadrado, que se adapta a la forma de nuestra casa al superponerlo al plano de la misma.

 

mapabagua

El cómo sean esas parcelas, el espacio que ocupen, su forma, si les “falta” o les “sobra”, sus peculiaridades, los objetos que allí ubicamos, los elementos que las compongan, o el uso que demos a dichas áreas y el estado en que estén, habla de nosotros mismos, de nuestro psiquismo al respecto, y por extensión, de nuestra vida.

Y así como nuestro interior lo estamos proyectando y analizando en nuestro exterior, de la misma manera podemos operar en lo que vemos, nuestra casa, para llegar al interior. Esta toma de conciencia y las posteriores acciones producen, literalmente, magia en nuestra vida.

A lo largo de estos años, me he encontrado situaciones asombrosas e incluso chistosas a la hora de analizar el Mapa Bagua de las personas: relojes parados (estropeados) perdidos en cajones situados en el área de relaciones, casualmente cuando la persona que habitaba esa casa se encontraba inmersa en una relación amorosa absolutamente bloqueada y bloqueante…estancada en el tiempo y “sin escapatoria”; jarrones rotos y objetos punzantes en la zona de familia, hablando de lo que era una relación familiar muy dolorosa y opresiva, o grifos con pérdidas continuas, presentes en el corner del dinero…reflejando claramente una situación económica de escaso control y fugas permanentes.

La frase que inmediatamente después salía de mi boca (sobre todo cuando empecé a realizar los estudios de Feng Shui) era: “Si no lo veo…no lo creo”.

MAPABAGUA11

Y así es: la mayoría de las veces, necesitamos “ver”, para creer lo que simplemente está ocurriendo en nuestro interior. Qué bueno que el Feng Shui nos brinda esa visión, a través de algo que tenemos tan cerca: nuestra casa.

*Imágenes Vía Pinterest